Cómo elegir un buen adiestrador para mi perro

como elegir un buen adiestrador para mi perro

¡Estábamos deseando traeros este blog! Y es que en este artículo hemos tenido la suerte de contar con la colaboración de Psicodogs, fantásticos adiestradores con una amplia experiencia que nos cuentan cómo podemos elegir un buen profesional que nos ayude en esos pequeños momentos en los que no logramos comprender del todo a nuestro amigo. ¡Aquí tenéis el artículo, esperamos que os sirva de ayuda!

Hoy en día, gracias a Internet y otras plataformas de difusión, es muy fácil encontrar adiestradores. Pero… ¿Realmente todos nos pueden ayudar de la misma manera? Cuando damos el paso de decidir contratar los servicios de un adiestrador, nos surgen muchas dudas: ¿Nos podemos fiar de su trabajo? ¿Nos solucionará el “problema”? ¿O sólo perderemos nuestro tiempo y nuestro dinero?

como elegir un buen adiestrador para mi perro 4

Como en cualquier ámbito, nos podemos encontrar con gente más o menos preparada, cuyo trabajo puede dar mejores o peores resultados. Y lo ideal para nosotros sería arriesgar lo menos posible, y encontrar un trabajo óptimo a un precio razonable. Por lo tanto, ¿qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de contratar un adiestrador?

En primer lugar, la forma de trabajo. Aunque el adiestramiento avanza y los métodos están expuestos a nuevas investigaciones y puestas a prueba, sigue habiendo personas cuyas formas de trabajo no son todo lo amables que podamos estar buscando para nuestro perro. Por lo tanto, es muy importante que el profesional que elijamos trate a nuestro perro como nos gustaría que nos tratasen a nosotros: con respeto y empatía. Nadie nace sabiendo, y nunca dejamos de aprender. Está comprobado que un trato respetuoso, sensible y cariñoso produce más y mejores resultados que un trato punitivo y autoritario.

En segundo lugar, los resultados. Por muy económicos que sean sus servicios, o por muy bonito que te lo quieran pintar, si no hay buenos resultados, no merece la pena. Es verdad que el precio es importante en estos casos, y que siempre vamos a agradecer un precio más económico, pero por muy poco que estemos pagando, si no satisface nuestras necesidades, al final es tirar el dinero (y el tiempo). Como dice aquel refrán: lo barato sale caro. Y no sólo nos podemos resentir a nivel económico, sino que quizá en vez de mejorar la situación, la empeore.

En tercer lugar, el factor económico. Para nosotros el bienestar del perro es esencial, y a eso no le podemos poner un precio. Es verdad que la situación económica actual general es complicada, pero queriendo ahorrarnos un dinero podemos estar perjudicando más que ayudando, al no reunir, el adiestrador, los dos puntos anteriores. Como en muchos otros campos, los milagros y los chollos no existen, y menos cuando estamos tratando con seres vivos.

Como último consejo, si nos los permitís, os recomendamos que evitéis «recetas de parque”. Nos referimos a aquellos consejos que seguro que con la mejor de las intenciones, os pueden dar amigos o conocidos con los que coincidís en el parque sacando a vuestro perros. Seguramente que a su perro le fue bien hacerlo de esa manera, pero, como las personas, no todos son iguales, por lo que el tratamiento debe ser siempre adecuado al caso concreto.

como elegir un buen adiestrador para mi perro

Y, por otro lado, que desconfiéis de paquetes “económicos” y “milagrosos” de trabajo. Cada perro necesita su tiempo y su espacio, y no podemos saber cuánto nos va a llevar. No se debería trabajar por encima de las posibilidades del perro, igual que no se debería trabajar por encima de las posibilidades de la persona.

Esperamos que os haya servido de ayuda este post y os invitamos a que sigáis nuestro trabajo a través de nuestro Facebook de Psicodogs. ? Mucha suerte y…. ¡Hasta pronto! ?

Y si queréis conocer algunos lugares increíbles para viajar con tu mejor amigo… ¡No te pierdas nuestra sección de Viajar con Perro! ??


Acerca de Cris

Periodista y fotógrafa apasionada de los viajes y de las historias que necesitan ser contadas. Viajo acompañada de mis trastos de kite y mis tres amores de cuatro patas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *